martes, 24 de julio de 2012

No desperdicies el tiempo...



Las esperas pueden hacerse eternas, en ocasiones el reloj parece no avanzar, incluso llegas a pensar que está en tu contra. Sentada en una silla, solitaria o quizá acompañada, buscas engañar al tiempo intentando realizar todas esas tareas que tienes pendiente.  Y no obstante, no siempre cuentas con los materiales, con las personas adecuadas, con las ganas suficientes para hacer y lo único que te queda es mirar al frente e intentar pasar el tiempo.

El tiempo es un elemento que no perdona, que no distingue a las personas, simplemente pasa de largo haciéndose un elemento esencial de tu vida. ¿Dejaras que las horas, los minutos y segundos se esfumen de tu vida esperando? Hay momento imposibles de evitar... Un hospital, la cola de un cine, un concierto, un viaje, pero pocas son las excepciones en las que deberíamos permitirlo.

Quizá perder un segundo no sea fatídico, un minuto incluso puede ser desperdiciado, pero cuando reúnes cada uno de ellos, sumas esos minutos y segundos, comprendes que se convierten en horas. Un momento que pudiste aprovechar, pero no lo hiciste, ese tiempo que estaba para ti y lo desaprovechaste.

Quítate la venda de los ojos, lanza al suelo la capa que cubre tus hombros, quita ese dique que hay frente a ti, que te impide vivir el tiempo tal y como merece ser vivido. Sal con tus amigos, aunque esperéis todos en la cola del cine, pero estarás dándole un sentido a tu vida porque cada minuto que pierdas en esa acción la revalorizarás en un futuro. Cuando te encuentres sola, quizá esperando a un familiar, esos recuerdos volverán a ti y te ayudarán a hacer más ameno ese momento. A encontrar un sentido a esa “pérdida de tiempo”.

El tiempo pasa de largo, es como un tren en marcha, no hace paradas, no espera a que te subas a él sino que busca que saltes en marcha. Tienes que arriesgar todo lo que eres, poner la carne en el asador y disfrutar de la vida que tienes a tu disposición.

Nuestro tiempo es limitado, nuestras alegrías son inmensas, y nuestras debilidades demasiado evidentes a los ojos ajenos. No desperdiciemos nuestro tiempo llorando por cosas que no son tan importantes, dejemos que la alegría nos invada haciendo que cada instante sea único para nosotros, porque eso es lo verdaderamente importante en la vida

1 comentario :

  1. Me ha encantado sobre todo el último párrafo. Creo que has plasmado en palabras todo lo que alguna vez cada uno de nosoros piensa, aunque prefiere no hacerlo.

    La vida, aunque parezca larga, avanza, avanza y no te da tiempo a echar un vistazo a atrás. Porque si vives mirando al pasado... no disfrutarás de tu futuro y por tanto de lo que te depara la vida.

    ;)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...