miércoles, 22 de agosto de 2012

"Everybody lies, everybody dies" by House



“Todo lo bueno tiene un final” o al menos eso es lo que dice el dicho. Cuando empezamos una serie sabemos que tendrá un final aunque sea muy lejano y ni siquiera podamos imaginar cuál será. Sí, ese final se acerca con cada temporada que pasa aunque existen series que parecen no acabar nunca... ¿Quién no recuerda ese temido "Hospital Central” que todos los años vemos en nuestra pantalla? Por suerte eso solo suele pasar en las series españolas.

Hoy os hablaré de uno de los médicos más controvertidos, bocazas, mal hablados y con un carácter cuanto menos especial. ¿Nadie adivina de quién se trata? Os diré que cuenta con un gran equipo que le ayuda a resolver los casos y un amigo que tiene alma de santo. Sí, también le van los casos raros y las respuestas mordaces. ¿Ya sabéis quién es? Seguro que sí.

"House" llegó este año a su octava y última temporada. Muchos fans nos llevamos las manos a la cabeza al pensar que no volveríamos a ver a este médico ejerciendo nunca más. Muchos especulaban con la supuesta muerte de House, otros pensaba que tendría un final “feliz”, aunque nadie se atrevía a explicar cómo ocurriría eso.



Todos recordaréis que la séptima temporada terminó con House empotrando el coche contra la casa de Cuddy después de la ruptura de ambos mientras Wilson contemplaba impresionado las acciones de su amigo y por ende el equipo acababa disuelto. Esta octava temporada empezaba con un House metido en la cárcel, con posibilidad de salir bajo buena conducta, pero siguiendo con su mismo carácter.

Tengo que reconocer que la temporada no me ha desagradado. Ver salir a House bajo la tutela de Foreman ha sido toda una sorpresa para mí aunque reconozco que los aires de superioridad que Foreman exhibía en más de una ocasión me sacaba de quicio. Como es natural, House tiene que recomponer su nuevo equipo, sin poder contar con “Trece” busca reencontrarse con Chase y Taub. Pero antes de que ellos dos aparezcan en escena. House tendrá que apañárselas con Chi Park y Jessica Adams. 






Siempre he pensado que la serie sufrió un revés cuando Allison Cameron desapareció de la serie dejando al grupo original colgando. Después consiguió unirse bajo consolidándose como Foreman, Chase, “Trece” y Taub. En esta temporada, el grupo estaba unido, pero quizá no encantaba como muchos otros. Las interacciones entre los personajes han sido muy buenas. Debo recalcar la relación entre Park y Chase porque ha sido uno de los momentos más graciosos de toda la serie.

“House” no se caracteriza por tener un hilo argumental fijo, ya que se tratan de capítulos que se centran en un paciente, pero sí puede dejarse ver un pequeño argumento como segunda historia. Los casos han sido algunos impresionantes, otros más bien aburridos, pero todos enganchan. Debo mencionar un capítulo en particular el 8x11 titulado “Nobody's Fault”. 



Es increíble cuando Chase queda mortalmente herido. Narrado desde una perspectiva totalmente distinta, algo que no es del todo especial en “House”, consiguen meternos en la historia y sentir todo lo que ocurre. Sin duda, creo que ahí comienza el filón de esta gran serie, en este momento es cuando al menos Chase abre un poco los ojos.

Los acontecimientos que se han visto desde ese momento dejan impresionados. Chase comienza a querer su propio equipo tras resolver un caso sin la ayuda de House. Tengo que reconocer, que Chase es el personaje, que más se asemeja al posible House. Teniendo en cuenta que quiere prosperar, que no quiere estancar su vida siempre siendo el “segundo al mando de Huose”, decide dejar el hospital.



Sin embargo, hubo un tema que me dejó completamente impactada. Cuando conocí que Wilson tenía cáncer no me lo pude creer. Lo primero que pensé fue que era irónico que un oncólogo fuera a morir de cáncer, pero me pareció aún más irónico, que fuera Wilson. Un hombre que siempre ha sido un sol con sus pacientes, que ayudaba en todo lo que podía al grupo de House y también a Cuddy cuando ella estaba. ¿E iba a morir por un cáncer? Me enfadé muchísimo. Era un golpe bajo, pero necesario, aunque eso último lo entendí al final.

El último capítulo de “House” (sin contar el especial) titulado “Everybody Dies” fue extraño. Me gustó ese infierno personal de House cuando se encuentra dentro de un edificio incendiado y comienza a ver a Cameron, Kutner, entre otros muchos. Fue un capítulo desconcertante, pero en el que se mostraba el infierno interior, que se esconde tras la mente de House. Debo reconocer que el final de “estoy muerto, pero en realidad no estoy muerto” está demasiado trillado. Muchas series como “Embrujadas”, “Melrose Place”, entre otras utilizaron este final. House se hace pasar por muerto para pasar los últimos seis meses con Wilson.

Y ahí es cuando comprendí porqué Wilson tenía que morir. La única persona que siempre le ha importado a House ha sido su mejor amigo, James Wilson. Nadie ha conseguido mantenerle medianamente cuerdo y seamos francos, nadie ha conseguido controlarle mejor que él. Sabiendo que iba a ir a la cárcel, por otras de sus bromas, y que no podría pasar los últimos momentos con Wilson decidió fingir su muerte. Por una vez, House no piensa en él, sino en otra persona. Creo que ese fue un gran acierto por parte de los guionistas porque dan a House el punto que necesitaba. Esa felicidad dentro de la tristeza de saber que su mejor amigo morirá al cabo de un tiempo y él se quedará solo.

El final es increíble. Se muestra la vida de todos los demás personajes: Chase con su nuevo equipo, Taub con sus hijas, Cameron con su marido y bebé, Foreman como jefe del hospital. Sin embargo me quedo con la escena de Wilson y House subidos en las motos dispuestos a vivir los seis meses de vida a tope. Una manera de despedirse del espectador dando esperanzas de vida aunque como dice el capítulo “Todo el mundo muere”. 





Tengo que decir algo al respecto, algo que no he pasado por alto, y que tampoco voy a ignorar. Se me hace curiosa la no aparición de Cuddy. Sé que ellos acabaron mal, de hecho no esperaba que apareciera en carne y hueso, pero sí esperaba que tuvieran una aparición como fantasma. ¡Por el amor de Dios apareció hasta su ex mujer “Stacy Warner”! No sé si se debió a la imposibilidad de la actriz por participar o quizá a que no quiso aparecer en el último capítulo pero fue algo que no me agradó.

El capítulo “especial” me gustó mucho más que el propio capítulo. Creo que Hugh Lauri debería replantearse lo de dirigir en vez de actuar. Aunque ambas cosas las hace la mar de bien, creo que fue un punto original, pero sobre todo un regalo para todos el equipo que estaba detrás de esa gran serie. Siempre damos por hecho que detrás de esos actores hay muchas personas trabajando, pero en pocas ocasiones se nos da la oportunidad de contemplar su trabajo, el día a día, la relación que se crea entre todos. Fue divertido ver las bromas y el final fue excepcional. Un lujazo para todo fan de “House”.

Sin querer alargar mucho más esta entrada creo que tengo que mencionar a algunos personas que han sido cruciales dentro de la serie y sobre todo al último equipo de House. 


  Empezaré por el propio Gregory House (Hugh Lauri), un hombre huraño, adicto a la vicodina, con fuertes dolores en su pierna y que se maneja con un bastón. La evolución de este personaje a lo largo de la temporada ha sido increíble. Sin perder su esencia ha sido capaz de insultar, calumniar, pegar, ser agresivo, dejar la vicodina e incluso mantener una relación con la que ha sido su amor durante toda las serie. Polémico, divertido, casi considerado como un crío, pero a la vez serio y uno de los mejores médicos que ha tenido el hospital.




  James Wilson (Robert Sean Leonard) ha sido siempre el eterno amigo de House. Oncólogo del hospital, una persona bondadosa, dispuesta a ver lo mejor en las personas, pero sobre todo muy aprensivo con sus propios pacientes. Es el único que ha conseguido estar en las buenas y en las malas con House aunque en ocasiones estos dos han discutido e incluso se han pegado. Un ejemplo de amistad, pero también de persona y un personaje importante dentro de la serie.



 Lisa Cuddy (Lisa Edelstein) era la jefa del hospital. Siempre se ha supuesto la relación entre ella y House hasta que en la séptima temporada ambos se lanzan al vacío y lo intentan. Ha sido la persona que más ha plantado cara a House a la hora de repeler sus métodos cuestionables, pero a la vez eficaces. Fue una pena que se marchara porque con ella se fue una chispa de la serie, pero en ocasiones las cosas no se pueden alargar más.



 Allison Cameron (Jennifer Morrison) formó parte del equipo. Enamorada de House o al menos eso creía ella, acabó casándose con su compañero Chase, y divorciándose después. Era una gran médica, aprendió muchísimo con House, pero al final tuvo que marcharse para probar suerte en cualquier otro sitio.



Eric Foreman (Omar Epps)  siempre ha sido serio, reservado e incluso algo prepotente. Se considera buen médico, aprendió mucho de House, pero al final se acabó imponiendo sobre él. Tuvo una relación con “Trece” que acabó bien aunque él hubiera querido continuarla. Se ha convertido en el jefe del hospital, un puesto que le viene como anillo al dedo, o al menos eso es lo que piensa él.



Robert Chase (Jesse Spencer) es con diferencia el médico que más aprendió con House. Sin duda, fue el que más entendió sus bromas y el que más supo llevarlas a su terreno. Creo que seguir los pasos de House ha sido un aliciente para él, pero con una gran diferencia, él no será House. Tiene un carácter mucho más sociable y sin duda tratará “mejor” a sus empleados.



Remy Hadley o más conocida como “Trece” (Olivia Wilde). Se incorporó con rapidez al equipo y creó un lazo afectivo con House, que muchos otros no consiguieron, a pesar del tiempo que estuvieron con él. Dejó su profesión como médico, además de por algunos problemas policiales, también porque dio positivo en la enfermedad de Huntington. Si su vida es límitada, mejor vivirla que desperdiciarla, y morir sabiendo que no hiciste lo que quisiste.



Chris Taub (Peter Jacobson) es un médico con una vida privada un tanto peculiar. No diría que ha sido uno de los personajes que más ha marcado a los espectadores, pero tenía un carácter, e incluso una manera de actuar curiosa. Las bromas gastadas por House contra su persona, pero sobre todo las maneras que tenía él de repelerlas eran cuanto menos graciosas. Su vida personal ha sido caótica llegando a ser padre de dos hijas pero de diferentes madres.



Lawrence Kutner (Kal Penn) fue contratado por House. House gastaba muchas bromas a Kutner llegando a ser su blanco. Aunque estuvo poco tiempo, a todos nos marcó el capítulo en el que él, se pegó un tiro poniendo fin a su vida.



Martha Master (Amber Tamblyn) fue una de las médicas más graciosas de la séptima temporada. No aprobaba los procedimientos de House, le costó entender cómo veía él las cosas, e incluso su imposibilidad de mentir la hacían mala candidata. Intentó adaptarse a la situación pero ante la presión acabó marchándose.



Chi Park (Charlyne Yi) ha sido una gran sorpresa en esta última temporada. Un personaje gracioso, quizá algo excéntrico, pero que ha dejado un buen sabor de boca. Asombrada de las audacias de House, pero también centro de sus bromas, ha sido un personaje que aportaba mucho en la serie. Al menos una manera diferente de ver las cosas.



Y por último, Jessica Adams (Odette Annable). Comenzó a trabajar en la prisión en la que se encontraba House y acabó trabajando para él. Sencilla, correcta, ética, pero a la vez con un tansfondo. No es un personaje que me haya llegado, pero jugó un papel importante en la última temporada.

Me apena terminar esta entrada porque “House” ha sido una de las series que más he seguido en estos últimos tiempos. No soy muy dadas a las series de médicos, pero el carácter de House, su diálogo y los actores consiguieron engancharme. Ahora termina, sé que no volveré a ver capítulos nuevos, pero siempre me quedarán en el recuerdo las buenas escenas que me llevo de la serie.

Para todo aquel que no le haya echado un vistazo, os recomiendo que la veáis, quizá algún capítulo no es pueda gustar, pero supo renovarse hasta el final. Un final decente en el que se nos explica bien porqué vivimos y morimos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...