miércoles, 3 de octubre de 2012

"Sueños de infancia"



Si tuviéramos la oportunidad de viajar al pasado, a una de las épocas más bonitas de nuestra vida, muchos elegiríamos la misma. ¿Cuántas veces hemos recordado nuestras aventuras de pequeño? ¿Quién no ha soñado con volver a la infancia? Es tan fácil imaginar esos tiempos, esos momentos...

La infancia de un niño puede ser preciosa si se ha vivido pero sobre todo si se ha dejado vivir. La inocencia, descubrir los porqués de la vida, la interactuación con el resto de personas que nos rodean. Todo tiene sentido, todo gira alrededor invadiéndonos mientras somos testigos de cómo nuestra vida gira y gira haciéndonos cambiar lentamente sin darnos cuenta.

Qué bonitos recuerdos cuando no nos preocupaban las cosas, cuando los problemas no nos afectaban, no temíamos a las consecuencias porque simplemente éramos niños que pensaban en jugar, reír, disfrutar... La ilusión de los juguetes, la valentía de enfrentarse a los miedos, la cercanía de los amigos...

Esos amigos. Unos que iban, otros que venían, pero siempre manteniéndolos a todos en lo más hondo del corazón. Años de juegos donde las responsabilidades no tenían cabida, donde la vitalidad nos dejaba llegar allí donde quisiéramos, sin ponernos trabas, ni obstáculos, siendo simplemente nosotros...

Canciones, juegos, cromos, revistas, pegatinas, ídolos, amigos, compañía, solidaridad, felicidad y diversión, todo unido en un mismo cuerpo. Gritar, correr, jugar al escondite mientra sientes que la vida pasa... Sin darte cuenta te has hecho mayor, eres una persona distinta, tus prioridades cambian, tus responsabilidades aumentan y por supuesto tienes que hacerte cargo de todas las consecuencias de tus acciones.

Un cambio difícil, brusco para aquellos que han tenido una infancia tranquila y ordenada. No todos la han tenido, existen personas que no han disfrutado de ese atisbo de inocencia, que han tenido que aprender rápido a espabilar, a entender la vida. Personas que respiran, que se superan a sí mismas, personas que desean esa infancia perdida.

Cada persona es una historia, un libro abierto, un relato que nos cuenta lo bueno pero también lo malo. Añoranza de cosas que tuvimos, de momentos que perdidos, pero también tristeza de no ternerlos, de jamás haberlos tenido porque nunca fueron nuestros. Qué palabras tan odiosas salen cuando piensas en todas las probabilidades...

Y ahora estás atrapado en un mundo de donde querrías escapar, donde quieres evadirte de lo que hay a tu alrededor, y buscas una vía de escape en ese momento de tu vida que fue tan feliz o quizá no feliz pero sí agradable. Una sonrisa radiante, una mirada infantil, un sueño inesperado...

Volvería a esos momentos, disfrutaría de ellos al máximo y cuando tuviera que volver me traería algo de vuelta. Los sueños, los recuerdos son los que mantienen el alma, los que nos dejan dar un paso más adelante en nuestro día a día. Mi pregunta de hoy es sencilla. ¿Dónde te gustaría viajar? ¿A qué momento de tu vida querrías regresar?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...