jueves, 6 de junio de 2013

La emoción de "Padre e Hija"



¡Qué ganas tenía de que llegara el jueves! Y no solo porque mañana ya es viernes sino porque significa un nuevo cortometraje y eso sí que me pone contenta. El de hoy no va a ser divertido como os comenté la semana pasada, pero os prometo que es una historia conmovedora y que a mí me ha dejado el corazón en un puño.

No obstante, el siguiente será muchísimo más gracioso, pero si por algo me gustan los cortos es porque saben hablar sobre todas las facetas de la vida. El cortometraje de hoy se titula “Father And Daughter” que traducido sería “Padre e Hija”. Su director es Michaël Doduk de Wit y ahora os hablaré un poquito más de él.




Michael Dudok de Wit nació en Holanda en 1953. Si tuviéramos que calificar su profesión sería de director, animador e incluso ilustrador puesto que no hay casi ningún área que no haya explorado. Desde el principio supo a qué quería dedicarse y allá por el año 1978 se graduó en la Universidad de Surrey en Arte Occidental para después comenzar a trabajar en Barcelona durante un año. Sin embargo, después viajó a Londres donde animaba a los ganadores de premios comerciales para que se interesaran por el cine y la televisión.

Aunque no sería hasta su primer cortometraje cuando su carrera comenzaría a despegar. En 1992 creó su primer cortometraje titulado “Tom Sweep”, pero no contento con él siguió con “El Monje y el Pez” estrenado en 1994 y creado en Francia. Sabemos que la animación y dirección de cortos se le da de maravilla, pero aparte de eso, él también escribe e ilustra libros infantiles. Además, enseña animación en una escuela de arte de Inglaterra.

Algunos de sus trabajos han sido “La Audición de Mickey”, “La Bella y la Bestia”, “Las navidades de Charlie”, pero si estos son algunos trabajos sobre sus animaciones, también podemos encontrar varios libros ilustrados por él como “Las serpientes y las escaleras” o “Oscar y Hoo”. Aún así, el cortometraje de “Padre e Hija” ha sido uno de sus cortos más importantes sobre todo porque consiguió un Oscar, un BAFTA, entre muchos otros premios. El último cortometraje que ha creado ha sido “El Aroma del Té” en el año 2006.



“Padre e Hija” es un cortometraje creado en el año 2000, realizado por Michaël Dudok de Wit y que tuvo una muy buena acogida tanto por la crítica como por el público. Este cortometraje tuvo bastantes nominaciones y todo ese trabajo al final obtuvo su recompensa. En el año 2000 fue nominado a los Oscar en la categoría de “Mejor Cortometraje Animado” donde consiguió llevarse la estatuilla. Además, consiguió llevarse más de veinte premios, es una de las obras más famosas de Michaël Dudok y fue incluido en la Animation Show of Shows.

Este cortometraje nos cuenta cómo un padre se despide de su hija cuando va a montar en un bote. La hija se queda esperando, pero al ver que su padre no regresa, vuelve a casa para esperarle. Los años pasan por la muchacha sin que su padre vuelva a aparecer, ella siempre se queda parada en el mismo sitio, el lugar de la despedida. ¿Dónde se encontrará su padre a lo largo de su vida?

Sé que este cortometraje es muy distinto a los que os suelo traer habitualmente. Para empezar los gráficos no son tan elaborados, se nota que es una producción del 2000, pero aún así cada escena nos deja una sensación interesante. Al fin y al cabo, lo que realmente cuenta es la historia, saber qué pasa y cuál será su final.



La primera vez que vi este cortometraje me lleno de tristeza porque es una historia dura, pero a la vez, me mostró algo que yo ya sabía. La pérdida de un ser querido, sea de la manera que sea, siempre es difícil para nosotros y tenemos que aprender a convivir con ello. Pero convivir no significa olvidar porque seamos sinceros jamás olvidamos a alguien que fue importante para nosotros. Puede que pensemos más o menos en él o ella, pero siempre estará presente, siempre recordaremos todo lo que vivimos con esa persona.

Este cortometraje nos muestra cómo la fuerza del recuerdo nos acompaña durante toda nuestra vida, ya sea ante una persona que falleció, una persona que se marchó de nuestro lado o a la que no vemos habitualmente. En ocasiones, recordamos algo de esas personas, un lugar, una frase, una situación que nos lleva directamente a buenos recuerdos sobre ella. Muchos podréis imaginar cómo acaba, pero el final es precioso, sinceramente lo que muchos pensamos que ocurrirá. Toda despedida siempre requiere un reencuentro... ¿Quién no ha querido algo así?

“Padre e Hija” deja un sabor agridulce en el espectador, pero cuenta la realidad de una vida, algo cotidiano en nuestro día a día. La música es preciosa, ambienta perfectamente la situación y nos sumerge en el cortometraje de principio a fin. La semana que viene os traeré uno muchísimo más gracioso así que ya podéis preparar las carcajadas. Por el momento os dejo, espero que paséis buen fin de semana y seáis muy malos o muy buenos. ¡Eso lo dejo en vuestras manos!


7 comentarios :

  1. Jolín, se me ha roto el alma con el corto, encima me ha encantado el tipo de dibujo, es cómo si fuera una ilustración de un libro, pero en movimiento.
    Aish, me encanta ésta sección tuya.
    Ya tengo ganas de ver el próximo corto para reírme un ratín, jaja.
    Un besazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier!

      Sí, la verdad es que los dibujos son estupendos, mayormente porque son como más naturales y no con tanta animación. A mí la historia me partió el corazón y por eso quería compartirla con vosotros. Me alegro mucho que te guste esta sección porque yo disfruto mucho haciéndola.

      La semana que viene muchísimo más! Y yo estoy deseando saber cómo sigue Tim ;)

      Un besazo para ti!

      Eliminar
  2. precioso dentro de su tristeza!!!!! diosss,leñe,como me emociono!!!!

    La vida es como las ruedas de la bicicleta que giran y giran,y solo van quedando los recuerdos,algunos tristes,duros,amargos, pero que sabes que estan(estuvieron)ahi, es algo que siempre,siempre tendremos:los recuerdos

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un corto que emociona cada vez que lo ves. A mí me dejó con un nudo en la garganta que... puffffff. Qué palabras tan bonitas has dicho y además muy ciertas... Porque en realidad nuestros recuerdos jamás se van y eso sí que es un verdadero tesoro.

      Besitos, cielo!

      Eliminar
  3. Imaginaba ese final. El abrazo del padre es lo que más me conmueve, el de la despedida y el del reencuentro. Realmente, sobre todo el del reencuentro, se parecen a la forma en que me abrazaba mi padre que falleció el 11 de diciembre de 2012 a las 5:30 de la mañana. Fue el día en que la tierra tembló, el sol se apagó y mi corazón convulsionó; y es el día de hoy: 25 de octubre de 2017, que ni un instante dejo de pensar en él, y me sigue doliendo su ausencia. Yo tuve el mejor padre de todo el universo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. El texto que antecede, en el blog de Gabo Kiszeniuk, me pertenece. Lo que sucede es que al momento en que lo escribí no tenía cuenta en google, por ello, Gabo me cedió su espacio para publicarlo. Gracias por la proyección de tan bello corto.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...