domingo, 16 de junio de 2013

"My personal family"



La entrada de hoy es muy especial así que simplemente voy a dejar que las palabras hablen por mí. Cada uno puede ser libre de opinar sobre ello y comentar lo que crea conveniente siempre bajo el respeto.

El vínculo que te une a tu auténtica familia no es de sangre sino de respeto y goce mutuo. 

Richard Bach

Muchos podrían pensar que familia solo hay una, aquella que tiene nuestra misma sangre, aquella que sobre un papel lleva los mismos genes que nosotros. A primera vista puede ser así, legalmente es así, pero en la conciencia de muchos de nosotros entendemos que el término “familia” va muchísimo más allá.

¿A quién debemos considerar familia? ¿Solo aquellos que llevan nuestra sangre? ¿Aquellos que legalmente son parte de nosotros? ¿Qué pasa si existen desavenencias? ¿Y si dos personas no se llevan bien? ¿Y si no se pueden ni ver? ¿Y si ese sentimiento no existe? Lo siento, no soy de la creencia de que la sangre une por encima de cualquier cosa. Y no creo en ello porque lo he visto, lo he sentido y lo he aceptado. Personas que son de nuestra sangre son capaces de hacer mucho menos que aquellos que solo nos conocen por los años vividos al lado.



Familia es aquella que te cría, que te demuestra el cariño, que te brinda la oportunidad de ser feliz a su lado. Y no hace falta remontarse a la idea de familia como pariente cercano que está a tu lado... No, no me estoy refiriendo a ellos, que los habrá. Hablo de aquellos amigos auténticos que están a tu lado pase lo que pase, aquellos que te abren las puertas de su vida igual que tú haces con ellos y que están tanto en lo bueno como en lo malo. Esa es la verdadera familia que importa, quizá no tu familia biológica, pero sí tu familia política, elegida, escogida por ti y para ti.

Las personas somos capaces de escoger a aquellas personas que realmente nos transmiten algo, que nos apoyan en todo momento y sabemos que recibiremos lo mismo que damos. Existen familias de sangre que se llevan maravillosamente bien... Primos, hermanos, padres e hijos, abuelos y nietos que conviven en armonía. Pero también existen familias donde los lazos que pudieron unirles están tan agotados, tan descosidos y rotos que no pueden volver a repararse. Las relaciones se rompen, la gente se cansa y esos lazos jamás se vuelven a recomponer por muchos intentos que se den.

Y cuando tu familia auténtica te falla, ahí estarán siempre aquellas persona, aquél pequeño círculo que escogiste para apoyarte en todo momento. El recorrido que caminamos a lo largo de nuestra vida es extenso, en él vamos encontrando todo tipo de personas, algunas que se irán y otras que se quedarán de por vida. Y esas personas son nuestra auténtica familia...

Lo importantes es respetarse, reírse, disfrutar de la vida en compañía del otro y también apoyarle en los malos momentos. Esas funciones pueden realizarlas cualquier persona con un mínimo de sentimiento, siempre y cuando esté comprometido con esa relación que esperas que sea permanente e inquebrantable.

¿Y qué pasa cuando no tienes una familia? Siempre encontrarás un amigo que te abra las puertas de su casa, su familia te recibirá con los brazos abiertos y serás uno más para ellos. Ahí está la verdadera amistad, el mismo cariño, la misma sensación de entrega que nos hace completamente felices. Y los años pueden pasar rápidos, lentos, pero sabes que siempre tendrás esa mano o manos amigas que te agarrarán tanto para lo bueno como para lo malo.

Ayer estuve cenando con mi verdadera familia.Una familia que me ha aceptado con los brazos abiertos, dándome todo lo que tenían y cediéndome un hueco en sus vidas. Puedo decir que solo había un familiar sanguíneo a mi lado y no por ello fue una reunión menos auténtica. Al contrario, me sentí, como siempre me siento con mi auténtica familia. No eché de menos nada porque allí lo tenía todo.

Las risas fueron la mayor evidencia de lo bien que nos lo estábamos pasando, el reencuentro con personas que llevaba tiempo sin ver y el deleite de disfrutar de una cena en agradable compañía son recuerdos imborrables en mi memoria. Porque tal y como Richard Bach nos dice arriba: “Tu auténtica familia no es de sangre sino de respeto y goce mutuo”. Y nosotros lo hicimos ayer mil veces... Con cada chiste, cuando nos preguntábamos qué tal iban las cosas, mientras nos pasábamos la gran cena que comimos e incluso con los gritos que soltamos de alegría.

Esos momentos son irrepetibles. Al menos en el sentido más literal porque esa cena jamás volverá a ser como fue, podrá haber más en el mismo lugar, pero será diferente aunque la compañía siempre será la más agradable. Es bonito ver la sonrisa en el rostro ajeno, ver a la persona feliz y saber que tú le estás trasmitiendo la misma felicidad a su vez. Momentos inolvidables que nos acompañarán a lo largo de los años que aún nos quedan por vivir.

Mi familia no es aquella que me viene impuesta sino que es la que yo elijo con cada una de mis decisiones. Adiós a aquellas personas que no me transmiten nada y bienvenidas sean todas aquellas que sé que siempre estarán a mi lado pase lo que pase. Solo puedo dar las gracias a esa pequeña familia que me abrió su corazón hace años, no solo a mí y que siempre me hacen sentir una más. 

4 comentarios :

  1. Saludos!!
    Hago mía la frase de "Los amigos son la familia que tú eliges". No hay mayor vinculo que el que se forja con el roce.
    Bicos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Niusa!!

      No puedo darte más que la razón con esas palabras porque son totalmente ciertas. La amistad abre puertas y forja lazos que son indestructibles. Veo que piensas como yo ;)

      Besitos!

      Eliminar
  2. "Es bonito ver la sonrisa en el rostro ajeno, ver a la persona feliz y saber que tú le estás trasmitiendo la misma felicidad a su vez"
    Eso es hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fco. Javier!!

      Me alegra saber que esa frase te ha gustado y que ha conseguido llegarte un poquito.

      Muchas gracias por tu comentario ;)

      Besos!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...