domingo, 7 de julio de 2013

¡Viajar, qué bonito es viajar!



¡Domingo otra vez! En esta ocasión no os voy a hablar de cine, series, música o libros... Hoy voy a dejar una de esas pequeñas reflexiones que me gusta hacer. No obstante, lo primero es preguntar... ¿Qué tal el fin de semana? El mío estupendo. ¡Me lo he pasado genial! Y sin esperar ni un minuto más me voy a poner a escribir para desahogar la frustración que he sentido hoy.

La palabra “viajar” nos llena el alma de vida, la cabeza de sueños y la boca de exclamaciones. Es una de esas cosas que se disfrutan, incluso a la hora de planear, claro que unos más que otros. Cuando piensas en un viaje se te ilusiona el alma, el corazón te bombea fuerte en el pecho y la alegría se deja ver en forma de sonrisa. No sé qué os parecerá a vosotros, pero incluso planear un viaje puede ser divertido y si lo haces acompañado más todavía.



También hay que reconocer que no a todo el mundo se le da bien planificar un viaje. Tengo una amiga que si pudiera se pasaría los años viajando de un extremo al otro del planeta, es de esas que te organiza un viaje en un periquete y además con buen gusto. ¡Vamos una auténtica joya cuando te vas con ella! Algunos son más dejados, esperan hasta el último momento, buscan el primer hotel y dejan simplemente de mirar. ¡Gustos para todo!

Y muchos estaréis pensando qué tiene de novedoso el que a una persona le guste organizar viajes, que seguro que encuentra trabajo en una agencia... ¡Y ya quisiéramos que fuese así! Con lo duro que está el trabajo o más bien el conseguirlo y después conservarlo. Mejor dejemos el fantasma del desempleo a un lado, que ya los políticos se alegran bastante de esa bajada, que todos sabemos volverá a subir cuando España termine su etapa turística del verano.

Esta tarde me he sentado frente al ordenador para ver las fotografías del último lugar donde voy a realizar una escapada, ya sabéis comprobando cuanto se tarda, la distancia que hay y todos esos datos que siempre son importantes en un viaje. Aunque si quiero ser sincera con vosotros, yo soy más de “dime dónde vamos, siéntate en el coche y yo conduzco hasta el fin del mundo” y del resto que se ocupen los demás. Pero claro, no puedes llegar en coche a todos los sitios, sobre todo por la imposibilidad del mar.

Así que finalizada la tarea principal, he aprovechado para entrar en las páginas webs de las aerolíneas, más que nada para saber qué tal estaban los vuelos a Nueva York, Edimburgo, Estocolmo y demás. Oye, una que quiere viajar, conocer otros lugares y disfrutar de otras costumbres. Todos sabemos lo bonito que es España, hay mil sitios que visitar, pero de vez en cuando quieres cambiar de aires.

Si hubiera podido... ¡Habría escondido la cabeza como los topos! ¡Bajo tierra e incluso me hubiera enterrado yo misma! ¿Sabéis cómo están los precios de los billetes? No, no lo miréis porque os sangrarán los ojos, así que ya lo digo yo...¡Muy caros! ¡Qué narices! Decir muy caros sería como decir que hoy es un día más bien fresquito y eso que estamos a casi cuarenta grados de temperatura...

¿Mil euros un billete a Edimburgo?¿Dónde se ha visto eso? Pero no todos son de mil, también los hay por doscientos euros, eso sí sin maleta y con un horario que sería mejor no mirarlo por si nos entra dentera y nos mordemos accidentalmente. Da igual si son compañías low cost o compañías de toda la vida. El tema de los aviones se ha puesto muy caro, no quiero saber cómo será el billete VIP, teniendo en cuenta que el más económico roza o supera los mil euros.

¿Y en qué están pesando las compañías? El otro día escuchaba todo lo que está pasando con Iberia, los despidos, los beneficios y ahora me quedo pensando... ¿Cómo no os va a pasar? ¿Quién se puede permitir pagar esa cantidad de dinero? No, no me lo digáis, seguro que más de un pudiente vuela con vosotros aunque una servidora tendría que ahorrar mil vidas para poder permitirse viajar en vuestro avión.

Pero es que ya no son solo las grandes compañías sino también las pequeñas. A muchos se nos hacen chiribitas los ojos cuando vemos “vuelos a Edimburgo desde cuarenta y cinco euros” y tú piensas... ¡Ésta es la mía! Ahora sí que me voy a Escocia para conocer un highlander y descubrir toda la fantasía que rodea aquel lugar. Y entonces recuerdas que la maleta no está incluida, lo piensas un poquito y decides arriesgarte... Solo para encontrar una pestañita donde te pone: “La maleta cuesta cuarenta y dos euros extra” y la boca se te cae al suelo porque ves como tus sueños desaparecen.

¿Cómo esperan que viajemos así? ¿Que conozcamos mundo? ¿Que salgamos de aquí y nos distraigamos un poquito? A ver es algo muy fácil de entender... La gente tiene poco dinero, los billetes son muy caros, la gente no los compra y la compañía no obtiene beneficios. Es más o menos lo que nos está pasando con esta crisis que ya dura demasiado... La gente no tiene trabajo, si no tiene trabajo, no consume, si no consume, las empresas no producen y señores si no se produce... ¡No se emplea a la gente! ¡Menudo círculo vicioso nos acabamos de montar ahora mismo!

Bien, pues lo mismo nos pasa con los billetes. No puedo pagar algo tan caro con el poco dinero que tengo así que “bye bye” viaje a otro país. Bienvenido sea mi coche con aire acondicionado, las carreteras españolas y la comidita mediterránea. ¡Viva el turismo nacional! Este año a disfrutar los días de descanso en España y ya se verá cuándo se puede viajar fuera. Por el momento es bastante inalcanzable, a no ser que nos toque la buena suerte y se acompañe de un trabajo que nunca vendría mal. ¡Buen viaje y buen comienzo de semana!

4 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo!! A mí me encanta viajar, pero este año me conformaré con España y mi paellita rica! jejej Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aliena!

      Es que es verdad... ahora pillar un avión es imposible así que el coche tendrá que ir por delante. Espero que disfrutes de esa paellita ;)

      Besitos!

      Eliminar
  2. Es la pescadilla que se muerde la cola y como siempre el peor parado es el que puede menos.
    Tengo la suerte de vivir en la costa gallega, así que aunque no pueda irme de vacaciones(que no puedo!!!)Disfrutaré de mi tierra y mi gente y dejare los pocos moneys aquí.
    ¿Viajar en avión? ¿Y eso que es?....
    Bicos y disfruta de las vacaciones como buenamente puedas, seguro las saboreas igual o mejor que fuera de aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Niusa!

      Uffffff sí, es que siempre estamos sufriendo los mismos por no poder irnos de vacaciones.

      Qué alegría que al menos vivas en la costa! Tiene que ser un lujazo vivir por allí aunque es una pena no poder irte de vacaciones agggg. Yo es que viviendo en Madrid... Poca costa se puede probar.

      Pero me escaparé unos días fuera a ver si así desconecto un poquito y después... pues a tirar con el verano que es lo que queda jajajaja. Seguro que disfrutaré mucho vaya donde vaya.

      Porque está claro que los aviones es mejor olvidarlo. Ese lapsus de memoria es lo mejor que te ha podido pasar :P

      Besitos!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...