jueves, 24 de octubre de 2013

"El viaje de Said", una lección para todos



¡Ya estamos en el jueves! No queda nada para el fin de semana, incluso podríamos decir que la semana se ha pasado volando y sin embargo no es así. Pero como siempre yo estoy aquí para dejaros un nuevo cortometraje, en esta ocasión de cosecha española y creo que trata un tema que todos conocemos. Se llama “El viaje de Said” y espero que os guste.



Coke Riobóo es un compositor, director y animador conocido por todos gracias al cortometraje que le hizo levantar un Goya. Poco se sabe sobre este hombre que ha conseguido llevarse una de las magníficas estatuillas aunque ya se sabe que algunos datos siempre caen por aquí para conocerle mucho mejor. En realidad, Coke se dedicaba a la música, concretamente a la percusión y era batería en un grupo. Quizá fue su afición al cine, el componer bandas sonoras para las películas, lo que le hizo decantarse finalmente por la creación de un cortometraje.



No obstante, a él siempre le había gustado la animación, sobre todo desde pequeñito cuando se entretenía con los tebeos de Axterix y Tintín. A partir de ahí, decidió comenzar con este proyecto que derivó en toda una revelación en el mundo del cine y que le abrió nuevas puertas dentro del mundo de la animación. “El viaje de Said” fue el trampolín de este director afincado en Madrid, donde actualmente reside y trabaja. Aún así, la crisis nos ha llegado a todos y debido a determinados factores, su nuevo cortometraje que se titula “El ruido del mundo” está llevando mucho más tiempo del esperado, incluso obligando a su creador a recurrir al crowfunding. Pero él está dispuesto a sacarlo a la luz y quizá hasta vuelva a convertirse en otro Goya que levantar.

“El viaje de Said” nos relata la vida de un joven marroquí que experimenta un viaje hacia el otro lado del charco, concretamente en España y donde recibirá un trato que no olvidará. Este cortometraje contó con más de 18.000 fotografías que se utilizaron para recrear los movimientos de los muñecos creados a base de plastilina.



Este corto se estrenó en el año 2006 aunque no fue hasta 2007 cuando optó finalmente a la categoría de “Mejor Cortometraje Animado” en los Goya consiguiendo el galardón y dejando claro que la dedicación también tiene su recompensa. Más de dos años se tardó en realizar este cortometraje que nos cuenta una historia cargada con problemas de ayer, de hoy y que permanecerán en un futuro si seguimos por el camino actual.

En cuanto a la opinión personal, creo que muchas de las ideas irónicas aparecen reflejadas en este corto y pocas cosas se dejan en el tintero. Creo que todos entendemos el doble significado de todo lo que se muestra en este breve cortometraje, cómo por un momento nos ponemos desde la perspectiva de Said, una que jamás hemos experimentado y que quizá ahora en tiempos de crisis podamos estar sintiendo con más fuerza.



Una visión muy española de cómo son las cosas, donde se exageran aspectos como los toros, el color, la luz, las fiestas y también deja muchos guiños sobre las “leyes” de inmigración que tenemos en nuestro país. Especial mención a todos los muñecos que aparecen ante Said, como los va derribando uno a uno, pero al final no puede con el último.

En ocasiones, hay que ponerse en la perspectiva del contrario, al menos para entender su punto de vista. Todo el mundo busca un lugar mejor, un sitio donde progresar como persona y por desgracia muchas de esas personas pierden su vida en el mar solo por intentar lograrlo. Un cortometraje que si se mira desde la perspectiva correcta podría abrir muchos ojos, tirar muchas vendas y entender por fin que la cooperación es necesaria para crecer juntos.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...