miércoles, 12 de marzo de 2014

Música e imaginación entrelazándose...






¡Buenas noches! ¿Qué tal estáis todos? Espero que la semana se os esté pasando medianamente rápida, que no os estéis cansando mucho en el trabajo o los estudios, y sobre todo deciros… ¡Que el fin de semana está a la vuelta de la esquina! Hoy os voy a dejar unas poquitas líneas, nada del otro mundo, pero ya sabéis que me encanta compartir.




No hay nada como ponerse los cascos, recortar la cabeza contra el asiento y admirar el paisaje mientras la música se instala en tu mente. La velocidad te invade mientras sientes cada nota, los árboles pasan raudos con cada letra de la canción y tu mente comienza a divagar sin control. 

Quizá ese sea el poder de las notas, aquellas que te evocan recuerdos que ya has vivido, pero también que desatan tu imaginación y la revisten de escenas que puedes recrear después. ¿Cuántas veces una canción os ha servido de banda sonora? ¿Cuántas autoras tienen una playlist de sus libros? 

La música nos ayuda a crear. Le permite a nuestra mente adentrarse en lugares que en cualquier otro caso no se atrevería a explorar. Es simplemente mágico, maravilloso y renovador. La sensación de cerrar los ojos, contemplar en tu propia mente un personaje sacado de tu imaginación y que poco a poco vaya tomando forma. 

¿Sabéis lo mejor de todo? Cada canción es una nueva escena, es un personaje diferente, es la melodía de una historia que muchas veces está sin contar. El mp3 pasa las canciones, sumergiéndote en una espiral sin remedio y finalmente se apodera de ti. ¿Cuál será la siguiente que escuches? ¿Qué te evocará?

No creo que haya dos aspectos que me gusten más… ¡Música e imaginación! ¿Quién puede pedir más? Y después puedes plasmar todo lo que has pensado, solo abriendo una hoja de word y dejando que tus dedos corran sobre las teclas como si fuera el fin del mundo. 

Simplemente dejando que todas esas emociones, esas imágenes evocadoras se plasmen en letras y acaben convirtiéndose en una entrada que otros podrán ver. No dejéis de escuchar música, ni de soñar y mucho menos de inventar aunque parezca una ridiculez. Ahí radica una parte importante de nosotros, de nuestra alma y no hay que dejar que se pierda. 

Ahora podéis decirlo… ¡La noche te está afectando! Quizá debería irme a la cama, pero aún tengo muchas cosas por hacer y espero que estas simples palabras os hayan gustado. Os dejo arriba una de las canciones que me ha permitido imaginar hoy y espero que disfrutéis de ella tanto como yo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...