jueves, 3 de abril de 2014

"Desnuda la noche" de Sherrilyn Kenyon




 Nombre: Desnuda la noche

Autor: Sherrilyn Kenyon. 

Idioma: Español.

Editorial: DeBolsillo. 

Nº de páginas: 368 páginas. 

ISBN: 9788401382765





 Marguerite Goudeau tiene a su alcance todo lo que el dinero y el poder pueden comprar. Y, sin embargo, se siente atrapada en un mundo de riquezas y privilegios, de deberes sociales e hipocresías, que desdeña.

Wren Tigarian es un paria incluso para los de su especie; un joven huraño, silencioso, hermético e inaccesible. En él se oculta una fuerza letal que amenaza con desatarse y no poder ser controlada jamás. Nunca ha luchado por nadie. Nunca ha escuchado a nadie. Nunca ha deseado a nadie como ahora a Marguerite.


 

“Desnuda la noche” de Sherrilyn Kenyon es el noveno libro de la saga “Cazadores Oscuros” y no será la única continuación. ¿Cómo podría describir este libro? Soso, insulso y sin ninguna conexión con la saga. Es entretenido en algunos aspectos, pero para mí sobraba e incluso creo que la autora se equivocó de cabo a rabo.

No me importa leer sagas largas, que tengan muchos libros y donde todas las tramas se entrecrucen… ¡Me gustan! Pero una cosa es eso y otra muy distinta lo que ha plantado la señora Kenyon. “Cazadores Oscuros” debería denominarse como aquellos hombres que entregaron su alma a Artemisa después de sufrir terribles muertes… ¿Qué tienes que ver los Arcadios y los Katagarios con todo el festín?

La autora se centra en dos personajes totalmente desconocidos, que apenas tienen relación con los Cazadores Oscuros, más allá de frecuentar el mismo bar llamado “El Santuario”. Podríamos decir que eso no es una conexión muy acertada, algo que ya pasó en el libro de Vane, y que pasé por alto. ¿Pero qué es esto? ¿Hemos olvidado de qué va la saga?

La historia es la típica de amor, donde ella cae rendida a los pies del chico cada vez que lo ve y él solo piensa en salvarla aunque sabe que no puede tenerla. Nada que no se haya contado
anteriormente, solo que presentado con dos personajes que pasaron indiferentes durante todo el libro y donde los “secundarios” jugaban un papel mucho más importante.

La mención especial para la autora, quizá el mejor punto de todo el libro sean las escenas sexuales, y algo que Kenyon parece que maneja a la perfección. No es la primera vez que lo digo, seguramente ni siquiera será la última, pero por lo demás… ¡Soso y muy repetitivo! Como viene siendo habitual, la vida de los personajes tiene que estar hinchada de dramatismo, y es que sino se nos queda muy corto.

Marguerite es la típica chica rica, que vive dentro de una burbuja y que es una incomprendida porque quiere juntarse con el “populacho”. No puede evitar enamorarse de un tipo nada conveniente, enfrentándose a todo lo que conoce y además quedándose con un final feliz.

Wren es un Katagario peligroso, que siempre ha vivido alejado de los demás y debido en gran parte a su pasado. ¡Pobrecito! Ahora es cuando todos nos echamos a llorar por la cantidad de cosas que le han pasado… Si vas a pintar un personaje pobre, mantenlo hasta el final y no te saques de la manga un comodín porque te conviene.

No me ha gustado mucho. Se me hizo largo, en algunas partes mejoró sobre todo cuando aparecía Savitar, pero por lo demás será un libro que no volveré a leer. No tiene nada que ver con la saga que sigo, solo aparecen ciertos personajes que tienen relación y para mí eso no es suficiente. No me vale que me cuentes la historia de dos completos desconocidos, que me los encuadres dentro de un marco ya definido y te quedes tan contenta. Para eso, podrías haber hecho una saga aparte y te hubieras despachado tranquilamente.

Espero que los libros de Sherrilyn Kenyon vayan cambiando con el paso del tiempo porque últimamente solo me llevo decepciones. Tengo hasta Aqueron y me estoy pensando seriamente si continuar con esta saga. Le quedan unos cuantos libros más para atraparme de nuevo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...