martes, 17 de noviembre de 2015

"Memorias de un amigo imaginario" de Matthew Dicks



Título: Memorias de un amigo imaginario

Autor: Matthew Dicks

Editorial: Nube de tinta

Idioma: Español

Nº de páginas: 432 páginas

ISBN: 9788415594000






Querido lector: 

La novela que tienes en tus manos es especial, como Max. 

La novela que tienes en tus manos es única, como Max. 

La novela que tienes en tus manos es valiente, como Max. 

Max solo tiene ocho años y no es como los demás niños. Él vive para adentro y cuanto menos le molesten, mucho mejor. No le gustan los cambios, las sorpresas, los ruidos, que lo toquen ni que le hagan hablar por hablar. Si alguien le preguntara cuándo es más feliz, seguro que diría que jugando con sus legos y planeando batallas entre ejércitos y enemigos. 

Max no tiene amigos, porque nadie lo entiende y todos, hasta los profesores y sus propios padres, quieren que sea de otra manera. Solo me tiene a mí, que soy su mejor amigo desde hace cinco años. Ahora sé que Max corre peligro y solo yo lo puedo ayudar. El problema es que Max es el único que puede verme y oírme. Tengo mucho miedo por él, pero sobre todo por mí. Los padres de Max dicen que soy un "amigo imaginario". Espero que a estas alturas tengas claro que no soy imaginario. 



"Memorias de un amigo imaginario" es uno de los libros de Matthew Dicks, donde se nos presenta la historia de Budo y Max, dos amigos para nada convencionales pero que te robarán el corazón en cada página. ¡Me ha encantado el libro! Es uno de esos que quieres seguir leyendo para ver qué ocurre y que te emociona a cada momento.

Reconozco que al principio cuesta un poco meterse en el papel de Budo, creo que pocas veces he pensado en los amigos imaginarios y ni siquiera recuerdo haber tenido uno, pero lo innovador es el punto de vista del libro. Max es el máximo exponente de la aventura pero todo lo vemos a través de los ojos de Budo.

Y de una manera para nada convencional comprendemos que Max es especial, vemos las dificultades que pasan sus padres cuando él no está, lo atentos o poco atentos que son en el colegio y conocemos las terribles intenciones que tiene el antagonista de esta historia. Todo a ojos de un niño imaginario, que entiende más que Max aunque no mucho más y que no puede ayudar tanto como le gustaría.

Reconozco que el personaje de Budo me caía un poquito mal en los inicios y todo se debía a ese sentimiento del "yo". Pero a medida que pasa el libro, comprendes que si estuvieras en su situación también pensarías lo mismo y vas viendo cómo la opinión de ese amigo "imaginario" va cambiando hasta que te sorprende al final.

Es bonito ver todo a través de los ojos de un niño pequeño y sobre todo dejar volar la imaginación. ¿Cuántos amigos imaginarios habrá cuando voy a un centro comercial? ¿Qué formas tendrán? Sí, Max es un chico muy valiente pero también lo es Budo, Oswald, Chispa, Graham, Cuchara y mil amigos más.

Ese guardián invisible y protector. Ese amigo inseparable que no se aleja de ti y que si lo hace es por tu propio bien. Ese juego de la mente que te hace crear a alguien para no estar solo y que te ayuda a solucionar los problemas que tú mismo no puedes manejar. Y llega un momento en el que te haces mayor y dejas de necesitar a ese amigo que creaste. Es ley de vida, como dirían muchos.

"Memorias de un amigo imaginario" es un libro fácil de leer, que te engancha desde el principio con su tierna historia y que te hace ver el mundo de una manera totalmente distinta. Nada es igual desde los ojos de un niño pequeño y es curiosa la forma que tiene Matthew Dicks de conseguir eso. Me apunto este escritor para leer algún libro más suyo.

VALORACIÓN DEL RINCÓN DESASTRE


Cree su propia encuesta de comentarios de usuarios

1 comentario :

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...