martes, 29 de diciembre de 2015

Una vida llena de narcos



Una servidora se está aficionando mucho a las series producidas por Netflix y que afortunadamente ya podemos ver en nuestro país. Sin necesidad de recurrir a Canal + en el proceso (algo que me encanta por si no os habéis dado cuenta).  Uno de los últimos descubrimientos ha sido "Narcos".

Tengo un buen amigo que me dijo que la había empezado a ver y que estaba muy bien. Le siguió otra amiga que me dijo que le había llamado la atención y al final caí en la terrible trampa del "vamos a ver qué tal está". Narcos ha sido una sorpresa tremenda, no solo por el reencuentro con Pedro Pascal, sino también por la trama en sí.




Reconozco que sabía quién era Pablo Escobar pero no he llegado a conocer todas sus "grandes" hazañas y tampoco sus grandes desastres. La serie nos sitúa en una Colombia carcomida por la droga, donde los narcotraficantes se alían entre sí para transportar estas sustancias, no solo dentro de su propias fronteras sino también en el exterior.

La trama se bifurca en dos historias. Por un lado, la de Pablo Escobar donde vamos viendo cómo inició su negocio, la relación que tiene con su familia y también con todos los narcos con los que trata; por otra, contamos con la historia de un policía estadounidense de la DEA, que intentará arrestar a Escobar hasta sus últimas consencuencias.

¿A quién no le llamaría la atención una serie así? Os aseguro que no tienes ni un minuto de descanso, pero es que además está basada en hechos reales, de los cuales cada uno puede decir hasta qué punto son reales. Pero me gusta esa forma de entrelazar las imágenes del presente con las del pasado. Siempre ha sido algo que me ha llamado poderosamente la atención.



Me hubiera gustado una temporada más larga (no puedo negarlo), pero no habría quedado tan bien como se esperaba, así que impaciente espero la nueva temporada que está produciendo Netflix. Porque Pablo Escobar consiguió evitar la extradición (perdiendo a varios compañeros en el camino) y además montarse una cárcel soñada por cualquier ladrón español.

Ese hombre era inteligente pero es que no tenía contemplaciones en matar, algo que hacía tanto con amigos como con enemigos, y que asesinó a varios políticos con tal de conseguir sus objetivos. Y luego tenemos a Steve, el agente de la DEA, que en su afán por atrapar a Pablo ha conseguido verse involucrado en un asunto cuanto menos turbio.

Sí, los buenos no siempre son tan buenos y los malos siempre serán muy malos. Esa es la verdadera moraleja de esta historia, pero es entretenida porque mezcla acción, drama, risas (porqué no decirlo. La forma que tiene de narrarla es perfecta) y además muchas, muchas balas.

El final de la temporada se quedó con Pablo Escobar escapando de la cárcel, esa que se había montado y donde tenía todo lo que quería, y huyendo para no ver capturado por el ejército. No sin antes atreverse a secuestrar al ministro de Justicia del país. Sí, señor. Ese es Pablo Escobar y Steve siendo "secuestrado" para que reciba una proposición cuanto menos indecente.



Trepidante el final de "Narcos" que me ha dejado con los ojos abiertos de par en par. Sí, apenas puedo dar crédito a lo que he visto. Y creo que no olvidaré jamás esta frase "plomo o plata". Sí, es definitivamente la única elección posible. Espectacular en las interpretaciones, no me extraña que se haya llevado una nominación en los Globos de Oro, y solo espero que lo consiga porque se lo merece.

¿Y qué os recomiendo a vosotros? Solo que tenéis que verla. Creo que si os gustan los gángsters, que si os molan los duelos entre la policía y los narcos, tenéis una serie que es 100% segura. Y para el resto, solo por la historia, la evolución de los personajes y por los fantásticos (aunque pobres escenarios que se presentan) estaréis encantados. Dadle una oportunidad a Narcos porque dudo que os decepcione.

VALORACIÓN DEL RINCÓN DESASTRE


Cree su propia encuesta de comentarios de usuarios

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...